Hipertensión en adultos mayores

Hipertensión en adultos mayores

El 17 de mayo es el Día Mundial de la Hipertensión. Por esta razón el Jardín de mis Abuelos presenta distintos aspectos a tener en cuenta ya que la hipertensión es una de las enfermedades más frecuentes en las personas mayores.
Con el envejecimiento, las paredes arteriales se endurecen, por lo que son menos elásticas y ofrecen una mayor resistencia al flujo sanguíneo. Esto hace que el corazón tenga que bombear la sangre con más fuerza. El problema de esta patología es que no suele presentar síntomas y si se mantiene elevada durante un tiempo prolongado puede causar enfermedades cardíacas, accidentes cardiocerebrovasculares y enfermedades y lesiones que pueden afectar diferentes órganos.

Cuidados especiales en adultos mayores hipertensos

Las personas hipertensas tienen una mayor propensión a sufrir episodios de hipotensión ortostática con los cambios bruscos de posición (incorporarse rápidamente estando acostados o sentados), lo que conlleva riesgos de caídas y por tanto de sufrir algún tipo de fractura o cualquier tipo de lesión.
Para mantener la tensión arterial en cifras normales, las personas mayores hipertensas deben seguir un tratamiento farmacológico. Pero también es vital el control periódico de la tensión arterial y las revisiones periódicas con el médico, ya que a veces se producen subidas repentinas de la tensión que pueden poner en riesgo la vida del paciente.
De hecho, estas subidas son una de los motivos por los que se debe acudir al servicio de urgencias del hospital. Este tipo de incidentes puede ser un signo de que pese al tratamiento farmacológico la tensión arterial no está debidamente controlada.
También es necesario seguir una serie de medidas no farmacológicas que ayudan al mantenimiento de la tensión arterial en cifras normales. Entre ellas hay que destacar una dieta equilibrada baja en sal, alta en potasio y calcio y la realización habitual de ejercicio físico moderado, como caminar al menos 30 minutos diarios.

Cómo se mide la presión arterial

La presión arterial debe tomarse en determinadas condiciones. Según indica el Dr. Daniel López Rosetti, la persona debe estar sentada por al menos cinco minutos efectuando reposo antes de controlarse la presión y no debería fumar al menos una hora antes del control porque el cigarrillo modifica al alza los valores de presión arterial. Lo mismo sucede con el exceso de café que debería evitarse al menos dos o tres horas antes del control.
En términos generales, si el valor de presión arterial máxima es 140 mmHg o más y/o la presión arterial mínima es de 90 mmHg o más, y estos valores se registran en dos o tres controles de presión realizados en distintos días y en distintos horarios, podemos afirmar que es muy probable que el paciente presente un diagnóstico de hipertensión arterial.
Si bien el diagnóstico corresponde ser realizado por el médico tratante, el simple control de presión arterial en cualquier farmacia, por personal idóneo y realizado por cualquier equipo o aparato de presión arterial de buena calidad permite presumir el diagnóstico de hipertensión.

Post by yes we think

Comments are closed.