Por qué atrae tanto el mar

Por qué atrae tanto el mar

 

Mar. Cómo no pensar en él en pleno enero. La brisa marina, la tibia arena, las incesantes olas, la inmensidad… Pero, ¿por qué nos atrae tanto? A continuación, el Jardín de Mis Abuelos sugiere algunas respuestas.

 

Por qué nos hipnotiza

Nos fascina su calma en un día soleado y nos impresiona su fuerza cuando explota una tormenta. Probablemente nos identificamos con su cambio constante, es decir, con nuestra vida misma. Su fusión con el horizonte, que parece no tener fin, se nos presenta como un gran misterio que nos atrapa en cientos de preguntas sin respuesta.

O, quizás, nos abruma y atrae la libertad que representa, “la libertad que la tierra no nos da”, como dice Jesús García, un amante del océano.

Incluso diversos estudios científicos han comprobado que las escenas marítimas nos calman. Cuando observamos escenas de la naturaleza, se activan las regiones del cerebro asociadas a un menor estrés y a una mayor empatía. Y aún más, que el color azul de por sí nos proporciona cierta paz. Esto, según advierten algunos científicos, explica por qué las comunidades que viven en un lugar con gran cantidad de espacios azules, como un cuerpo de agua, suelen tener menos índices de angustia psicológica.

Hay expertos que además sostienen que el océano nos induce a un estado meditativo leve que no solamente nos calma, sino que aumenta nuestra consciencia y nos ayuda a estar en el presente. Como bien dice la psicóloga Jara Pérez, “la belleza es algo que siempre ayuda a estar en el presente y cuando además de la belleza física podemos oler, tocar y hasta saborear el mar, el placer se multiplica”.

Qué dicen los poetas

El escritor italiano Alessandro Baricco le dedicó un libro maravilloso a este tema: Océano mar. Allí, despliega gran cantidad de profundas reflexiones y definiciones sobre el mar.

Los bordes de Baricco

¿Dónde empieza el final del mar?

“El mar borra por la noche. La marea esconde. Es como si no hubiera pasado nunca nadie. Es como si no hubiéramos existido nunca. Si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. Ya no es tierra, todavía no es mar. No es vida falsa, no es vida verdadera. Es tiempo. Tiempo que pasa. Y basta.”

“El mar encanta, el mar mata, conmueve, asusta, también hace reír, a veces desaparece, de vez en cuando se disfraza de lago, o bien construye tempestades, devora naves, regala riquezas, no da respuestas, es sabio, es dulce, es potente, es imprevisible. Pero, sobre todo, el mar llama.”

 

“Esta es la orilla del mar (…). Ni tierra ni mar. Es un lugar que no existe.”

 

“La naturaleza posee una perfección propia sorprendente, que es el resultado de una suma de límites. La naturaleza es perfecta porque no es infinita. Si uno comprende los límites, comprende cómo funciona el mecanismo.”

 

El enigma

En tanto, para Mario Benedetti: “es probable que nunca haya respuesta / pero igual seguiremos preguntando / ¿qué es por ventura el mar? / ¿por qué fascina el mar? ¿qué significa / ese enigma que queda / más acá y más allá del horizonte?”.

 

Lee más sobre:  El Maestro de los Tiempos de El Jardín de Mis Abuelos, Geriátrico Mendoza especializado en cuidado de adultos mayores.

 

Post by yes we think

Comments are closed.